Tonos de vestidos más comunes para las bodas

Por lo general al acudir a las tiendas de vestidos de novia en el DF se elige el color blanco más pulcro, ya que tradicionalmente es el color de los vestidos de novia y representa la inocencia de la infancia y la pureza con la que las novias se encaminan al altar. Pero existen una gran cantidad de tonalidades de este color entre las que pueden elegir, desde el blanco puro, el marfil, el champagne, hasta el beige.

Y aunque para la mayoría de las personas resulta difícil distinguir los diferentes tonos, cada uno representa algo y puede ofrecerles diferentes ventajas de acuerdo con el tipo de piel que tengan. El elegir el tono correcto puede hacerlas lucir espectaculares el día de su boda u opacar la belleza del vestido.

  • El primer tono y más popular es el blanco nuclear, que es muy fácil de distinguir, puesto que se trata de un blanco muy puro y luminoso. Este tono combina con cualquier persona y tipo de piel, la única desventaja que tiene es que las manchas tienden a notarse con rapidez y puede ensuciarse con facilidad.
  • El segundo tono popular es el blanco natural o roto. Es algunos tonos más apagados que el blanco nuclear, por lo que no están brillante. También puede ser utilizado por cualquier persona y se recomienda principalmente para las bodas que se harán durante el día y al aire libre, para evitar el reflejo de la luz.
  • El siguiente tono es el blanco marfil o blanco hueso, que tiende a ciertas tonalidades amarillentas. Su nombre proviene del color de los cuernos de los elefantes. Es ideal para las pieles más bronceadas.
  • El cuarto blanco es el perla, que tiene una tonalidad que se acerca al gris. Destaca por la luminosidad de sus tejidos.
  • El quinto tono es el blanco hielo, un color que se aproxima al azul. Se trata de un tono complicado de encontrar y difícil de distinguir con el blanco perla. Es ideal para usar en las bodas al aire libre en jardines y áreas con mucha naturaleza.
  • Otro de los tonos comunes en los vestidos de novia DF es el beige, que se compone de diferentes colores que van del blanco amarillento a un blanco con tonalidades marrones. Por último, está el champagne, un tono que se aproxima al rosa, es bastante complicado de encontrar, pero luce muy elegante con el tipo de vestido adecuado.

Si tienen una piel muy clara no se recomienda utilizar el blanco perla o el nuclear y les recomendamos los colores más oscuros, como el beige y el marfil. Para las pieles más morenas son mejores los vestidos con tonos champagne, aunque cualquier blanco las favorecerá.

Para saber cuál es el tono ideal para el color de su piel comuníquense a la tienda de Guadalupe Blanco, donde contamos con un amplio catálogo y nuestro personal los ayudará a seleccionar los mejores vestidos de novia Ciudad de México.

Agenda tu Cita

Abrir chat