¿Por qué los vestidos de novia DF son blancos?

Todas las mujeres sueñan alguna vez con el día de su boda, y es uno de los eventos que más esperan la mayoría de las mujeres. Las bodas son uno de los eventos más difíciles de planear, y una de las dificultades más grandes para las mujeres es elegir el adecuado entre todos los vestidos de novia DF que hay, puesto que todas quieren lucir espectaculares para uno de los mejores días de su vida.

Después de que han dicho que sí, las mujeres suelen acudir a las tiendas de vestidos o entran a un sitio web y comienzan a ver todos los modelos de vestidos, y de entre todos los modelos notarán algo en común: todos son blancos, o al menos la mayoría. Desde los programas que ven en televisión y en las películas, hasta en las revistas, todas las mujeres se casan de blanco, y es muy posible que ustedes se preguntarán el porqué.

El vestir de blanco en las bodas es una tradición relativamente reciente y no data de más allá de un par de siglos. Anteriormente los matrimonios sólo se veían como contratos de intercambio o transmisión de propiedades y las novias llevaban trajes vistosos, pero de colores que iban acorde al lugar y la época; pero la ideología del matrimonio fue cambiando con los años, hasta hacerlo una ceremonia festiva donde se unía una pareja.

La irrupción del color blanco en los vestidos para bodas se produjo en Inglaterra a inicios del siglo XIX. Más en específico en 1816, cuando la reina Carlota, prima de la reina Victoria se casó con un vestido de este color. Y en 1840, la misma reina llevó un vestido blanco en su propia boda.

A partir de esos dos eventos, la tradición de los vestidos de novia DF de color blanco cobró fuerza, especialmente por la masificación de los medios impresos y los inicios de la fotografía, que capturaron ambos momentos y contribuyeron a que los vestidos en blanco fueran conocidos por millones de personas, no sólo en Inglaterra, sino en todo el mundo.

Ya en el siglo XX, los vestidos en color blanco eran una moda popular, al punto que era totalmente extraño encontrar una novia que se casara de otro color, al menos en las culturas occidentales, donde la moda llegó a todas las clases sociales. Hoy en día, el blanco sigue siendo un color muy popular, pero también se puede encontrar vestidos de novia en otros tonos, como pastel, aperlado, crudo y marfil.

También se le ha asignado un significado que originalmente no tenía, pero que ha sido adoptado por la sociedad como parte de la tradición, y es que el color blanco representa la pureza e inocencia de la infancia y, por lo tanto, de la virginidad. Si bien en muchos lugares ese significado se ha perdido en los últimos años, sigue siendo parte de la tradición y se conserva.

En el último par de décadas, es cada vez más común ver mujeres que deciden vestirse de otro color para el día de sus bodas, los más comunes son los tonos de amarillo, el rojo e incluso en negro. Esto se debe al cambiante ideal de la sociedad y a que los vestidos de novia son cada vez más influidos por la moda moderna.

El casarse de blanco o de otro color es una elección propia, si bien, la mayoría de los vestidos y los mejores modelos los encontrarán en este color, cada día es más fácil adquirir vestidos hechos a la medida de otros colores. El optar por algo nuevo no significa alterar lo que representa el matrimonio, sino que ustedes son únicas y quieren reflejar esa singularidad junto con su personalidad durante el día de sus bodas.

Aunque también muchas mujeres deciden optar por otros colores por los significados que tienen, puesto que, como el blanco, el resto de los colores también tienen su propio significado. Por ejemplo, los vestidos de novia en tonos rojos significan fuerza, energía, y por supuesto amor y pasión. Los vestidos en tonos violetas, por su parte, son transmutadores de energías negativas a energías positivas por excelencia, y al igual que el blanco representa la espiritualidad.

Los tonos azules en los vestidos de novia representan la fidelidad, la inspiración, la paz y la intuición, así como la tranquilidad y la justicia. Si deciden casarse con un vestido en tonos amarillos, deben saber que este es el color de la inteligencia, de hecho las personas que llevan ese color en sus vestimentas siempre resaltarán su grado intelectual alto.

En los últimos años, los tonos grises se han vuelto más comunes, sobre todo utilizados en los vestidos de novia mezclado con el color champagne. El gris es un color neutral, que representa la madurez y el equilibrio. Si optan por vestidos de novia DF en color perla, será un indicador de que viven y sienten un remolino de sentimientos su pareja. Y los vestidos negros, que no son tan comunes, pero pueden encontrarse, se suelen elegir porque simplemente disfrutan el concepto de expresar de forma extravagante sus gustos el día de su boda.

Sin importar el color de su vestido, deben elegir un modelo único, que resalte su belleza y vaya acorde a su personalidad. Los vestidos blancos son y es muy probable que sigan siendo la tradición que predomine. Y si quieren seguir la tradición, pero al mismo tiempo experimentar, no tengan miedo a innovar y atrévanse a incorporar detalles adicionales que les darán a sus vestidos un toque diferente y único.

Los mejores vestidos para novia los encontrarán con Guadalupe Blanco, donde nuestra tarea principal es conseguir solo los mejores vestidos de novia seminuevos y ofrecérselos a un precio único en el mercado. Contamos con un amplio catálogo de vestidos de novia DF que pueden adquirir desde nuestro sitio web. Si necesitan ayuda para elegir el mejor vestido para su boda o si tienen dudas, pueden comunicarse con nosotros vía telefónica, WhatsApp o por correo electrónico, con gusto las asesoraremos.

Agenda tu Cita

Abrir chat