Consejos para conservar vestidos de novia DF

Sin lugar a dudas, elegir vestidos de novia DF es una decisión tanto difícil como sumamente especial; en el proceso se consideran muchos factores que ayuden a la novia a encontrar el indicado que la acompañe en la ceremonia y en la fiesta, y al tratarse de un elemento tan importante muchas desean conservarlo para siempre. Para conservar el vestido en el mejor estado posible, es necesario seguir una serie de pasos que permitirán apreciarlo en un futuro, y en esta publicación en nuestro blog les diremos cómo conseguirlo.

Para comenzar consideramos conveniente aclarar que ustedes como novias no tienen por qué preocuparse el día de su boda por mantener su vestido impecable. Si durante la ceremonia o el banquete algo llegara a pasarle al vestido, que altere un poco su aspecto, sólo será una huella de la experiencia vivida y formará parte del vestido y la historia que cuente. Ya sea que se manche o se rompa, el vestido puede guardarse exactamente como quedó después del día especial, o en caso de que ustedes lo prefieran, podrían enviarlo con un modista para que lo arregle o a la tintorería para su lavado. Cualquiera que sea su decisión, para conservarlo como recuerdo les recomendamos seguir algunas medidas básicas, que les permitirá tenerlo en las mejores condiciones por mucho tiempo.

Si bien conservar el vestido con todas las secuelas de la celebración es lo que algunas novias prefieren, podría ser más conveniente lavarlo para evitar que los restos de alguna sustancia, ya sean alimentos, bebidas, perfume, desodorante o el sudor corporal, aceleren el deterioro de sus tejidos. Nuestra recomendación es que una vez finalizada la celebración se quiten el vestido con mucho cuidado y lo coloquen en un lugar seguro. Cuando estén listas para prepararlo para guardarlo, lavarlo en casa puede ser una buena opción, les sugerimos que no dejen pasar más de un día para lavarlo, ya que esto evitará que se manche de manera permanente. Utilizar jabón neutro es suficiente para posteriormente dejarlo secar al aire extendiéndolo, una vez seco se puede planchar con vapor suave, ya que los tejidos con los que se fabrican los vestidos son muy suaves. En la mayoría de los casos no se requiere del uso de almidón, pero si ustedes desean usarlo, asegúrense de que al hacerlo sólo se aplique la cantidad necesaria.

Los servicios de una tintorería son una alternativa para el lavado del vestido de novia después de la boda, pero es necesario que se elija cuidadosamente la tintorería a la se confié la tarea para evitar cualquier tipo de daño. Las tintorerías que ofrecen un servicio de calidad y confiable les entregarán su vestido como nuevo, siempre y cuando no haya sufrido algún daño que no pueda repararse, y los vestidos lavados en tintorería no suelen necesitar de planchado adicional después de recibirse; en caso de que se presenten roturas recurrir a un costurero o modista es la mejor opción para que el vestido luzca bien, y en todo caso les recomendamos revisar los detalles para evitar que alguna pieza quede suelta o se pierda.

El método de lavado elegido es determinante para cómo se va a guardar el vestido, existen dos opciones: guardarlo en una caja o mantenerlo colgado. Los vestidos lavados en casa pueden sin problema guardarse en una caja, o si se prefiere, colgarse en una funda que los proteja del polvo y la humedad, así como de la luz que puede alterar el color de los tejidos. Por otra parte, se recomienda que los vestidos lavados en tintorería se mantengan colgados, lo que los mantendrá en mejores condiciones durante más tiempo, evitando que se formen arrugas o manchas a causa de los dobleces y por efecto de los residuos químicos que puedan tener.

Un punto importante a considerar es que los vestidos de novia DF no se deben guardar en bolsas de plástico, de hecho, las bolsas plásticas no son una buena opción para el almacenamiento a largo plazo de ningún tipo de prenda, sin importar su tejido, ya que la composición química de las bolsas puede generar manchas en la ropa o impregnarlas de aroma. Las bolsas de plástico se deben evitar en particular cuando el vestido se lavó en tintorería, pues la combinación de los químicos de la bolsa con los productos de limpieza empleados puede estropear el vestido.

Para guardar el vestido de novia en una caja, les recomendamos que lo doblen con mucho cuidado evitando arrugarlo. Existe una manera muy sencilla de doblar los vestidos, que les ayudará a evitar que se formen dobleces muy visibles y arrugas, esta es envolver las mangas debajo del cuerpo del vestido para doblar esta parte hacia atrás sobre la falda y terminar envolviendo la falda sobre la parte superior del vestido; en los vestidos más largos, se pueden continuar los dobleces hasta conseguir el tamaño perfecto para que entre sin problemas en la caja seleccionado. Ahora bien, les recomendamos que no dejen el vestido muy ajustado para que entre en la caja, es mejor conseguir una caja de mayor tamaño para conservar los dobleces holgados a apretarlo mucho o doblar los pliegues que podrían dañar el vestido. Utilizar papel para envolver el vestido, en particular en el área de los pliegues, donde hay aplicaciones de perlas, cuentas o lentejuelas es una excelente opción para evitar daños. El tipo de papel recomendado es el de seda, y como ya mencionamos, lo más recomendable es colocarlo entre los pliegues; es importante que se aseguren de que el papel está libre de ácidos y que la caja seleccionada igualmente esté libre de ellos, y si no tienen certeza sobre ello, lo mejor será que cambien periódicamente tanto el papel como la caja para evitar que se dañe el vestido.

Una vez doblado el vestido, envolverlo en muselina de algodón lo protegerá de daños. Para finalizar coloquen el vestido en el interior de la caja y ajústenla para evitar que se abra, la caja de preferencia deberá colocarse en un lugar seco y oscuro, libre de insectos para evitar daños. Les sugerimos que de manera periódica saquen el vestido y lo laven para evitar la formación de moho a causa de la humedad, la formación de olores o apariencia a prenda guardada, una vez lavado pueden repetir el mismo proceso, recordando usar siempre una caja transpirable, que no sea ácida y que no tenga ningún tipo de plástico, que impida el paso de luz y que proteja del polvo.

Con estos consejos podrán mantener su vestido de novia en las mejores condiciones. Les recordamos que si buscan el vestido de sus sueños, en nuestro catálogo de vestidos de novia DF podrán encontrarlo.

Agenda tu Cita

Abrir chat